martes, 8 de mayo de 2018

La tecnología, la gran aliada de la evaluación: aplicaciones que simplifican el proceso evaluador

(Artículo redactado para Evaluacción y publicado por esta web el 11 de diciembre de 2017:
Imagen propia.

La evaluación, indudablemente uno de los elementos más importantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje, implica no solo la constatación, al término de una unidad, de que nuestro alumnado ha asimilado los contenidos impartidos o –en sentido menos estricto– ha alcanzado unos determinados objetivos: más allá, la evaluación también debe 
diagnosticar sus conocimientos o habilidades antes de iniciarse el proceso (tanto sus fortalezas como sus debilidades) y, especialmente hoy, debe dar respuesta durante él a la diversidad, a los distintos ritmos de aprendizaje, etc. Este es el verdadero espíritu de la archiconocida “evaluación continua”: la evaluación no se puede reducir a la fase sumativa, en que concretamos (normalmente de forma cuantitativa) el grado de aprendizaje alcanzado por nuestro alumnado: debemos diagnosticarlo antes y “orientarlo”, o incluso orientar nuestra propia práctica docente, a partir de los resultados extraídos de la evaluación formativa. Asimismo, las últimas manifestaciones legislativas y pedagógicas invitan a entenderla como un proceso integrador u holístico, en el que incluso el alumnado participe autoevaluándose o en el que interactúe con el grupo coevaluándose entre ellos y ellas.
Pero, ahora bien, ¿cómo es posible hacer todo esto sin morir en el intento?
El aumento de las ratios, la burocratización que experimentan los centros educativos, etc., son algunos inconvenientes a los que se enfrenta el personal docente y que le impiden desarrollar adecuadamente y de forma completa este proceso. La tecnología y la aparición de una ingente cantidad de aplicaciones que automatizan el proceso evaluador podría ser, no obstante, una buena forma de solucionarlo: son muchas las aplicaciones web y móviles que han surgido o se han perfeccionado en los últimos años en este sentido. Permiten la respuesta simultánea de todo el grupo y el análisis automático de los resultados, que normalmente pueden descargarse con un solo clic en nuestros equipos informáticos. Ahora bien, una incompleta o ineficaz formación del profesorado lleva muchas veces a que se desconozcan, o a que sean conocidas solo si este se preocupa expresamente por descubrirlas. Como en alguna ocasión me han preguntado cuáles son las que yo uso, presentaré a continuación algunas de las que más me gustan, advirtiendo de antemano que por supuesto hay muchas más:

miércoles, 11 de abril de 2018

Actividades de fomento de la lectura de textos clásicos en clase de LCL tuiteando

Este curso, en 1.º de bachillerato, me he visto obligado por la programación a introducir en cada trimestre una lectura clásica (medieval, el Cantar de Mio Cid, en la 1.ª evaluación; prerrenacentista, o iniciadora del nuevo periodo, La Celestina, en la 2.ª evaluación, y barroca, Fuenteovejuna, en la 3.ª, por emprender todavía). De la estructura que he empleado -"verse obligado"- se puede deducir que la idea me ha parecido poco menos que nefasta, y quiero aclarar que esto en verdad no es así, nada tengo contra la lectura de clásicos en una etapa como bachillerato; no obstante, ¿el Cantar de Mio Cid?... En fin. Indudablemente, algo tenía que hacer si no quería desmotivar a mi alumnado ante la perspectiva de enfrentarse a estas obras, que ellos consideran, cuanto menos, un "rollo". Así, siguiendo el magnífico ejemplo de otros docentes que han compartido sus resultados en la Red (se me ocurre, ahora a bote pronto, el caso de @diegolenguaylit), le he pedido a mi alumnado de este nivel que compartiera a través de Twitter distintos productos generados durante el proceso de lectura que hemos leído y comentado -en ocasiones no sin hilaridad (¡bendita su pródiga originalidad!)- en clase.

a) En el caso del Cantar de Mio Cid, tuiteando una imagen o gif de la popular serie televisiva Juego de tronos, compartieron abundantes fragmentos extraídos del poema que consideraron de alguna forma relacionados con aquellos o con escenas de su trama. La etiqueta que empleamos para canalizarlos fue #JuegoDeTaifas (sí, sí, no sé por qué en ese momento no se me ocurrió #CantarDeTronos, u otro más atinado, la verdad; pero bueno, lo dejo para otro momento más inspirado o para cualquier interesado/a). Algunos ejemplos:

lunes, 2 de abril de 2018

Mi experiencia (y la de mis alumnos) con el "Flipped Classroom" (iniciativa de Inevery Crea)

Hace unas semanas, Carmen Iglesias (@carmeniglesiasb en Twitter) me invitó a mí y a otros docentes que empleamos el método Flipped Classroom en nuestras aulas a compartir nuestra experiencias para animar a otros a usarlo. Comparto, al fin, aquí el vídeo que creé para tal ocasión, en el que aparecen también algunos de mis alumnos (viejos y nuevos) compartiendo su punto de vista sobre el "aula invertida":



Esta experiencia, que se difundió a través de la Red con las etiqueta #HablamosDe y #RelevoFlipped, tuvo como motor dinamizador el espacio de Inevery Crea, donde se pueden ver todos los vídeos así como las presentaciones de sus autores, que incluyen herramientas digitales primordiales y otras informaciones de interés (https://ineverycrea.net/comunidad/ineverycrea/recurso/hablamosde-relevo-flipped-i-con-domingo-chica/6bead32b-9114-cb59-ac46-9ddce308931e).

Por último, esta es la lista de reproducción en la que aparecen todos los vídeos generados a tal efecto:

jueves, 29 de marzo de 2018

Vídeos pertenecientes a la serie "variación lingüística"

Comparto a través de esta entrada la serie de vídeos que he estado creando a lo largo de los últimos meses para el bloque de contenidos que he llamado "variación lingüística: las variedades de la lengua" y que trabajo a través de la plataforma Edpuzzle. Contiene de momento nueve vídeos:

(1) Variedades de la lengua (introducción)
(2) Normalización lingüística (o estandarización)
(3) La diversidad lingüística (los idiomas sí que cuentan)
(4 y 5) La variación diacrónica o cronológica: la historia de las lenguas de la Península Ibérica [versión para Bachillerato y versión para ESO]
(6 y 7) La variación diatópica o geográfica: los dialectos del castellano de la Península Ibérica [versión para Bachillerato y versión para ESO]
(8) Variación diastrática o social (los niveles de la lengua, las jergas y los argots)
(9) Variación diafásica o situacional (los registros)


Y digo bien, "de momento", porque próximamente trabajaré sobre uno que aborde el tema de los dialectos del continente americano, material que tendré que realizar cuando me sea posible.

¡Espero que os puedan resultar de utilidad!

martes, 27 de marzo de 2018

Actividades para trabajar la ortografía de forma competencial

¿Recordáis cuando éramos niños, o adolescentes, y nos proponían esos terribles ejercicios de ortografía con huecos para rellenar? Eran odiables. En los primeros cursos de la ESO me parecía incluso insultante cuando el hueco obligaba a escribir una sola letra, por ejemplo eligiendo entre be y uve. Y no precisamente por que yo fuera bueno en ortografía ni mucho menos: tenía los mismos errores estándares que hoy tienen mis alumnos. Pero esos ejercicios me parecían mortificantes. Así que en eso me he negado desde el principio. Por eso explico en esta entrada una serie de propuestas que, durante los últimos años, he llevado a cabo para enseñar la ortografía desde una perspectiva más activa e individualizada (es decir, competencial y atendiendo a la  diversidad). ¡Espero que alguna sea de vuestro interés!

-Actividades de motivación. En los últimos años, antes de empezar a trabajarla, he partido siempre de textos para contribuir a que mi alumnado cobre conciencia de la importancia de la ortografía, del escribir bien, y que esto suscite un nutrido debate que conduzca a la autorreflexión e incluso al "acto de contrición". Especialmente provechoso ha resultado siempre el primero:
  1. "Me angustia tu ortografía" (Sinfaltas.com)https://sinfaltas.com/2015/12/15/me-angustia-tu-ortografia/. En este artículo se lleva a cabo un exhaustivo análisis de cómo la ortografía es un elemento que puede marcar la diferencia a nivel comercial, a nivel profesional e, incluso... sí, sí, a nivel sexual. Acostumbra a resultarle muy interesante al alumnado.
  2. "Qué triste pérdida!" (Álex Grijelmo, El País)https://elpais.com/elpais/2016/09/30/opinion/1475228614_391088.html. Esta columna me da pie siempre a reivindicar el uso de los signos de interrogación y exclamación al inicio de un enunciado dado, aspecto ciertamente en declive y cuya necesidad jamás se ha planteado nuestro alumnado.
  3. "El 60% de los aspirantes a bombero en Burgos es eliminado por sus faltas de ortografía" (noticia de El Mundo)http://www.elmundo.es/sociedad/2017/01/31/589082c4268e3ec8798b4592.html. Es este artículo el que realmente me da pie a generar un pequeño debate, y muchas veces hasta controversia.

-Actividades de evaluación de diagnóstico. Para conocer el punto de partida o el nivel de conocimientos de mi alumnado, le pido al inicio de la unidad que responda un formulario de Google Drive creado a tal efecto. (En esta entrada explico cómo se crea un formulario de Google Drive -pulsar para ver- y en esta otra explico las ventajas de utilizar esta clase de herramientas para evaluar al alumnado -pulsar para ver-.) 


miércoles, 28 de febrero de 2018

Código de corrección de las producciones de expresión escrita


Este curso he entregado al inicio del curso un código de corrección de las producciones de expresión escrita cuyo objetivo era, inicialmente, permitirme evaluar estas producciones de forma mucho más rápida al tiempo que seguía proporcionando información útil para mi alumnado. No obstante, hay otros dos objetivos que también me han movido a crear este repositorio:

(a) contribuir a que mi alumnado perfeccione su expresión escrita, y también oral (algunos de los apartados -ortografía de las letras y de las tildes y de los signos de puntuación son exclusivos de la expresión escrita-; el resto no), conociendo los principales errores que cometemos los usuarios de la lengua castellana, pues algunos se han trabajado directamente en clase, y

(b) proporcionar un documento con distintos niveles de profundización para atender al alumnado con intereses también diversos; así, pueden quedarse con la lectura más superficial del epígrafe del código o aprender más sobre él zambulléndose en los hipervínculos que contiene (estos hipervínculos enlazan con páginas aclaratorias -que en el documento denomino "apuntes"-, videotutoriales y páginas con ejercicios prácticos -que incluyan solucionario, por supuesto-, en caso de haberlos).

Les he entregado una copia en papel, les he dejado otra en formato PDF en Google Classroom y, dado que es obvio que los enlaces a la Red son inútiles en un documento en soporte físico, toda esta información estaba también alojada en una página de mi blog, cuyo enlace ellos tenían a su disposición también en Google Classroom, en la misma entrada. La añado a continuación:



Aquí os dejo el documento que comparto con mi alumnado (versión en blanco, imprimible), que se puede descargar:





Aquí os dejo el documento que comparto con mi alumnado en PDF a través de Google Classroom (versión a color), que se puede descargar también:


jueves, 25 de enero de 2018

Juego "¡Soy el que más sabe de lengua de la clase!" para trabajar la corrección lingüística ortográfica y gramatical


Os presento un juego que he estado diseñando estos días y que he dado en llamar "¡Soy el que más sabe de lengua de la clase!". El objetivo que he perseguido con él es trabajar múltiples aspectos de la corrección lingüística (ortográfica y gramatical), tales como el dequeísmo, el quesuísmo, errores de concordancia, anacolutos, vulgarismos, etc., pero desde una perspectiva lúdica, pues este me parece un contenido árido, con el que el alumnado raramente conecta. Así, repartidos por equipos, les he presentado un conjunto de textos que presentaban algún error, no marcado, y les he pedido que los identifiquen empleando todos los medios a su alcance (material proporcionado en clase, libro de texto y -especialmente- sus dispositivos móviles para realizar búsquedas en Internet). Por supuesto también tenían opción de robar respuestas y comodines de consulta al profesor. En unos casos han tenido más fortuna; en otros, ninguna. Pero eso es lo de menos. Han conocido nuevas herramientas que espero que les sean de ayuda en un futuro (los diccionarios de la RAE, la etiqueta #RAEconsultas en Twitter, etc.). Pero sobre todo el formato lúdico ha generado que su atención se incremente durante la puesta en común o la corrección, fundamentalmente porque no "hemos corregido ejercicios" sino que "hemos controlado las respuestas de los restantes equipos para asignar puntos". Ya sabéis, el poder de las palabras. La teatralidad también ha jugado un imporante papel: en la sesión en que ha iniciado el juego, les he pedido que se agrupen y, sin mediar ni una sola palabra más, he hecho reproducir la música de la cabecera del programa ¿Quién quiere ser millonario? mientras aparecía en la pantalla el logo, para terminar apareciendo una cuenta atrás de YouTube que los ha puesto especialmente excitados; todo esto al tiempo que les repartía los sobres (que también incluían el sobre) con la información: